Ocho ERRORES que cometemos a la hora de la cena

Posted on

A continuación os revelamos los ocho errores más comunes en el momento del día en el que nuestro cuerpo necesita menos energía.

1- La cena debería ser aproximadamente un 30% de la ingesta calórica diaria. Basta, pues, de salir de casa con un café en ayunas y comer cualquer cosa a mediodía en medio del trajín diario y reservarnos todo el apetito para la noche.

2.Controla el exceso de fibra. La fibra favorece el tránsito intestinal y está altamente recomendada para todos aquellos que cuidan su dieta. Pero también lo es que por las noches puede producir ciertas molestias a la hora de dormir, precisamente porque puede producir flatulencias. Y cuando hablamos de fibra no nos referimos únicamente a alimentos integrales, sino también a algunas verduras y hortalizas. Cuidado con las ensaladas veraniegas porque la lechuga, la rúcola o los canónigos tienen mucha fibra y es probable que no nos sienten bien para cenar.

3- Adelanta la hora de la cena. No apures tanto, ya que si te vas a dormir inmediatamente despues de cenar querrá decir que no vas a quemar las calorías consumidas y que tendrás más posibilidad de tener molestias digestivas y, por lo tanto, dormir peor. Si puedes cenar al menos un par de horas antes de irte a la cama y mantenerte activo tras este ágape verás cómo tu cuerpo lo nota.

4- Controla los hidratos de carbono. Debemos controlar su ingesta a  l largo de todo el día, y más aun durante las últimas horas del día. Por tanto, si el cuerpo nos pide pizza, arroz, pasta o patatas que sea a mediodía, cuando aún nos quedan horas para quemar las calorías que aportan y, sobre todo, cuando la cantidad de energía que nos aportan va a ser útil.

5- Nada de fritos. Evita la grasa, en general, y los fritos en particular. Esos surtiditos de embutidos y quesos que nos preparamos cuando no nos apetece cocinar son enemigos a muerte de nuestra línea, ya que son alimentos terriblemente grasos y calóricos. Lo mismo ocurre con croquetas, libritos y otros fritos, que acumulan grandísimas cantidades de aceite.

6- Evita el alcohol. Si te gusta beber un vaso de vino durante las comidas hazlo a mediodía, del mismo modo que es necesario controlar ese gin-tonic que tan bien nos sienta tras una jornada difícil. Piensa que un gin-tonic tiene hasta 300 calorías, lo que supone una adición de calorías vacías a nuestra dieta.

7- Sí a la merienda.  Una merienda ligera en algún momento de la tarde hará que llegues a la cena con menos hambre y evitará que devores todo aquello que encuentres. Un pequeño bocadillo, unas tortitas, algo de queso fresco, un yogur o alguna pieza de fruta son tentempiés apetitosos que podemos tomar al salir de trabajar.

8- Sí a las proteínas. Pavo y pollo a la plancha, o algunos pescados como el atún, son opciones excelentes para la cena. Alguna crema suave de primero, fría en verano y caliente el invierno, y tendremos una cena ideal, completa y perfecta.

salmon-san-valentin

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s