¡Cuida tu bebé del empacho navideño!

Posted on

Compaginar dieta equilibrada con la agenda y menús propios de la Navidad resulta a veces una misión imposible. Si a esta situación se le añade el hecho de estar embarazada puede ser un reto aún mayor.

-El desayuno es fundamental, no debes saltártelo ni hacerlo más ligero. Es importante no llegar hambrienta a la hora de comer para evitar comer más de lo necesario.
-Comer de todo, pero con control. Las raciones ligeras son más fáciles de digerir, algo especialmente adecuado cuando estás embarazada ya que la digestión es más lenta y pesada.
-Los nutriólogos recomiendan masticar cada bocado un promedio de 20 veces. De este modo se digerirán mejor los alimentos y el cerebro mandará la sensación de plenitud.
-Bebe agua, de 2 a 2,5 litros, depura y, además, logra aumentar la sensación de saciedad.
-Entre la amplia oferta de manjares navideños, procura decantarte por los vegetales.
-Controla la sal. Si puedes evitarla, mejor; nunca la añadas.
-Si puedes, prescinde del postre, excepto si se trata de fruta fresca.
-Durante las largas sobremesas, ten a mano un puñadito de almendras crudas para no caer en la tentación de los turrones o el picoteo de dulces.
-Reparte las comidas, cinco o seis al día son más saludables que tres.
-El vapor, el horno y la plancha son las cocciones más sanas. Evitar rebozados y fritos.
-Prescinde de bebidas gaseosas o con alto contenido en azúcares. El gas puede resultar molesto para el bebé, sobre todo en el segundo y tercer mes de embarazo.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s